Y añadir algo de CSS:


   
   
   
   
   
   
   
   

La Memoria del Tiempo, Fray Ricardo de Córdoba

Hoy, con tiempo de haber reflexionado,  seguimos lamentando la gran pérdida que ha sufrido la Córdoba Cofrade con la muerte de N.H.D. Ricardo del Olmo López, más conocido popularmente como Fray Ricardo de Córdoba.

De bien nacidos es ser agradecidos, de tal modo que nuestra Hermandad, en su honor,  ha decidido refrescar y dar luz a todo lo que hizo por nosotros Fray Ricardo; actos y trabajos en su mayoría desconocidos por el 80% de hermanos de nuestra Cofradía y que justifican que nuestra Hermandad estuviera representada corporativamente por su Estandarte Bacalao durante el funeral de nuestro Hermano.

Corría el año 1973 y Fray Ricardo de Córdoba fue una de las personas que intermedió en la llegada de Nuestra Señora y Madre de los Desamparados a esta nuestra Hermandad, participando activamente para brindar a la Cofradía de una Titular Mariana.

Con la entrada de la década de los años 80 tuvo un gran papel en las labores de crecimiento en el ajuar de la Hermandad. Realizó varios diseños como la toca de sobremanto que diseñó él mismo sobre unos bordados que la Cofradía poseía y que enriqueció con una pintura de la Inmaculada Concepción de María, también realizada por él. Un guiño del destino ante lo que en años futuros iba a suceder en el devenir de la Hermandad.


Durante los años 1985 a 1987 actuó como Director Espiritual de nuestra Hermandad, durante el mandato de N.H.D. Rafael Serrano Elías en que nuestra Hermandad estaba situada temporalmente en la Basílica Menor de San Pedro.

Llegados al año 1987, y como capricho del destino ante la pintura que él mismo realizó, intercedió de manera muy notoria para la llegada a la misma de María Santísima de la Concepción. Él mismo reconoció en diversas entrevistas la dura tarea que fue el cambiar a Nuestra Señora y Madre de los Desamparados con San Juan Evangelista del paso de palio a los pies del Santísimo Cristo de las Penas.

Dada la relevancia de su labor para ello, fue designado para realizar la Coronación Diocesana de nuestra Titular, que tuvo lugar en el Santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta. En dicha Coronación realizó a la Santísima Virgen una ofrenda de una Cinturilla bordada en oro fino, realizada por él mismo.

Fueron muchas las Eucaristías que nos regaló con su saber y sus palabras, siendo una de las últimas veces que tuvimos el placer de contar con su presencia en la procesión del XXV aniversario de María Santísima de la Concepción, trasladándose la imagen hasta la Iglesia de Nuestra Señora de la Piedad, lugar donde fue bendecida y donde él realizó el rezo del Santo Rosario.

Fue tal la labor realizada por Fray Ricardo, y tanto el bien que nos hizo, que estaremos siempre en deuda con él por tanto que nos regaló. Desde estas líneas, la Hermandad no puede más que dar a conocer y agradecer eternamente tanto trabajo y dedicación por su parte hacia nuestra corporación, siendo su legado y su memoria el mayor de nuestros regalos.

Córdoba, a 19 de mayo de 2019.