Y añadir algo de CSS:


   
   
   
   
   
   
   
   

Insignias y atributos

 La hermandad abre su desfile procesional con una cruz de guía de estilo neobarroco, ejecutada por Ricardo Castillo Gutiérrez en madera de ukola, tallada y ornamentada con el escudo de la hermandad entre los años 1.958 y 1.959. Va escoltada por dos faroles de madera de ukola del mismo autor y fecha.
  
 La bandera de la hermandad es de terciopelo negro, con bordados en oro y sedas, realizados por Francisca Aguayo sobre diseño de fray Ricardo en el año 1.989 y presenta una rica ornamentación a base de hojas que envuelven el escudo de la hermandad, situado en el centro. El asta, en alpaca cincelada y plateada, fue realizada en el taller de Villarreal.
  

 El banderín de juventud fue hecho en 1.992 por el taller de Hermanos Delgado. Es una bella pieza trabajada en alpaca cincelada y plateada, decorada con elementos florales entrelazados.
  

 Las banderas pasionista y concepcionista se estrenaron en 1.988; la pasionista está confeccionada en raso y luce los colores de la hermandad, negro y rojo; la bandera concepcionista está realizada en raso con los colores blanco y azul; ambas llevan mástil de alpaca cincelada realizado por Hermanos Delgado en 1.991.
   El libro de reglas fue estrenado en el año 1.994. Su portada es de cuero repujado, decorado con la cruz de Santiago enmarcada por una orla floral, obra de Cristina Revilla, con aplicaciones de alpaca colocadas en las esquinas, de Hermanos Delgado. Es portado por un nazareno que lleva una vara de alpaca cincelada y con el escudo de la hermandad.
  

 La hermandad posee cuatro bocinas de metal plateado, realizadas en 1.966 por talleres La Milagrosa de Córdoba. Los paños de estas bocinas son de terciopelo negro decorados con flecos de oro y el escudo de la hermandad.
  

 Una de las insignias más bellas de la hermandad es el simpecado estrenado en el año 1.997; es de terciopelo con aplicaciones de plata cincelada de Hermanos Delgado y en un medallón central lleva un óleo de la Inmaculada, obra de Rafael Medina.
  

 Finalmente, hay que destacar también el juego de ciriales para el paso de Cristo en madera y plata de ley de original diseño, realizados por Francisco Díaz Roncero, así como otro juego de ciriales, en este caso realizados en alpaca plateada que anteceden al paso de palio y que han sido realizados por los Talleres De Paula