Y añadir algo de CSS:


   
   
   
   
   
   
   
   

Reglas


HERMANDAD Y COFRADÍA DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LAS PENAS,
NUESTRA SEÑORA Y MADRE DE LOS DESAMPARADOS, SAN JUAN EVANGELISTA,
MARIA SANTÍSIMA DE LA CONCEPCIÓN
Y
SANTIAGO APÓSTOL
 
REGLASAprobadas en Cabildo General Extraordinario celebrado el día del Señor del Veintisiete de Noviembre del Dos Mil Once.

Título Primero
Del Nombre, Naturaleza, Sede Canónica y Domicilio, Símbolos y Hábito de la Hermandad y Cofradía.
 
Capítulo Primero
Del Nombre y de la Naturaleza
 
Regla 1ª.-
Esta Hermandad y Cofradía tiene el nombre de Santísimo Cristo de las Penas, Nuestra Señora y Madre de los Desamparados, San Juan Evangelista, María Santísima de la Concepción y Santiago Apóstol. La Hermandad y Cofradía es una asociación pública de fieles, con personalidad jurídica pública, constituida en la Diócesis de Córdoba, al amparo de lo establecido en el Código de Derecho Canónico. Se regirá por las normas del Derecho Canónico, vigente, común y particular que le sean aplicables, la normativa complementaria al Estatuto Marco, y por las dispesíctones de las presentes Reglas, respetando en su caso, las competencias estatutarias de la Agrupación de Hermandades y Cofradías.

Capítulo Segundo
De la Sede Canónica y Domicilio

 
Regla 2ª.-
Esta Hermandad y Cofradía tiene su sede canónica en la Parroquia del Apóstol Santiago de la ciudad de Córdoba, y su domicilio social en los locales anexos a la misma. El Cabildo General podrá determinar el cambio de sede y domicilio siempre que los mismos se encuentren igualmente dentro de esta Diócesis y le sean expresamente comunicados al Ordinario del lugar, en orden a su aprobación.
 
Capítulo Tercero
De los Símbolos

 
Regla 3ª.-
El emblema de esta Hermandad y Cofradía consta de las siguientes figuras: Dos óvalos íncunados, unidos por su parte inferior y rematados por la tradicional Cruz de la Orden de Caballeros de Santiago en su color histórico. En el óvalo de la izquierda se define la Corona de Espinas, representativa de la Pasión y Realeza de Cristo, en su interior los Tres Clavos y bajo ella el nombre "INRI", iniciales de "Jesús Nazarenus Rex ludeirum". En el de la derecha se recoge el Águila, atributo de San Juan Evangelista, símbolo de fuerza, poder y altura, el cual sostiene entre sus garras el Ave María. Todo ello orlado por dos palmas como símbolo del triunfo de Cristo sobre la muerte.

Regla 4ª.-
La Hermandad y Cofradía será representada corporativamente por un estandarte, consistente en una bandera recogida alrededor de un asta rematada por el emblema, el cual lleva bordado también este. El sello de la Hermandad y Cofradía consistirá en el emblema de la misma orlado por su título, Hdad. y Cofradía del Stmo. Cristo de las Penas, y la localidad donde radica, Córdoba. Todos los documentos oficiales de la Hermandad y Cofradía lo llevarán.

Capítulo Cuarto
Del Hábito Penitencial

 
Regla 5ª.-
Los hermanos penitentes que participen en la Estación de Penitencia de esta Cofradía, deberán usar y vestir correctamente el hábito nazareno de la Hermandad y Cofradía, que se encuentra configurado por túnica de color rojo sangre, cubrerrostro y capa negra, con cíngulo de color negro, escudo de la Orden de los Caballeros de Santiago en color rojo sobre fondo negro, guantes, zapatos y calcetines negros.
 
Titulo Segundo
De los Fines de la Hermandad y Cofradía
 
Capítulo Primero
Del Culto

 
Regla 6ª.-
La Hermandad y Cofradía de Penitencia tiene, en este sentido y como fines primordiales, el dar culto público a Dios nuestro Señor, especialmente en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía; y al estar instituida en Cofradía de Penitencia, promover también el culto a Nuestro Salvador Jesucristo en el Misterio de su Pasión, y a su Santísima Madre la Bienaventurada Virgen María. Venerando y honrando en particular las imágenes del Santísimo Cristo de las Penas, Nuestra Señora y Madre de los Desamparados y María Santísima de la Concepción. Asimismo, honrará a los Santos Apóstoles Juan y Santiago. Juan como ejemplo de su cercanía a Cristo. Santiago como titular de nuestra Parroquia.
 
Regla 7ª.-
Durante la Santa Cuaresma, la Hermandad y Cofradía celebrará solemnes cultos en honor del Santísimo Cristo de las Penas, e como medio auténtico de meditación y profundización en los Misterios de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, para lo cual celebrará solemne Quinario, culminando con la Función Principal de Instituto, que tendrá lugar, siempre que sea posible, el segundo domingo de la Santa Cuaresma. En la
Eucaristía, la Cofradía formulará pública protestación de Fe
 
Regla 8ª.-
Los Cofrades de la Hermandad y Cofradía, dará público testimonio de su Fe, haciendo penitencia, saliendo piadosamente en procesión en la tarde-noche del Domingo de Ramos, con las Sagradas Imágenes del Santísimo Cristo de las Penas, Nuestra Señora y Madre de los Desamparados, San Juan Evangelista y María Santísima de la Concepción, haciendo Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral salvo que no fuera posible, por causa de fuerza mayor. Durante el recorrido procesional los hermanos observarán la compostura y recogimiento que corresponde a este acto y se esforzarán en reflexionar sobre el amor de Cristo a los hombres manifestado de una forma especial en estas celebraciones.
 
Regla 9ª.-
Antes de salir para hacer penitencia, los cofrades asistirán en la Parroquia a una Eucaristía. La participación de los Cofrades, así como el orden, organización y demás disposiciones relativas a la Estación de Penitencia, se cumplirán según se establece en el correspondiente Reglamento de Régimen Interno del que se dotará la Cofradía.
 
Regla 10ª.-
La Hermandad y Cofradía, como comunidad cristiana perteneciente a la Diócesis de Córdoba e integrada en la Parroquia, fomentará entre sus hermanos la participación en cuantos aétos se organicen por aquéllas; principalmente, participando corporativarnente en la misa dominical con el conjunto de los feligreses, al ser el Sacramento de la Eucaristía el centro de toda la liturgia de la Iglesia. Así mismo, se invitará a los cofrades a participar en los Santos Oficios de Semana Santa que son las celebraciones litúrgicas fundamentales de los Misterios Pascuales.
 
Regla 11ª.-
Durante la Santa Cuaresma, la venerada imagen del Santísimo Cristo de las Penas será expuesta en devoto Besapiés.Asimismo, un viernes del mismo período litúrgico se celebrará el “Vía Crucis”, portando la Sagrada Imagen del Santísimo Cristo de las Penas por las calles de nuestra feligresía.
 
Regla 12ª.-
Celebrará anualmente la Hermandad, un Triduo en honor de Nuestra Señora y Madre de los Desamparados, culminando el último día del Triduo con una solemne Función Religiosa, exponiéndose ese mismo día a la veneración de los fieles, en devoto Besamanos, la imagen de Nuestra Señora y Madre. Esta solemne función se celebrará el domingo más próximo al día 8 de Mayo, festividad de la Virgen de los Desamparados.
 
Regla 13ª.-
La Hermandad y Cofradía celebrará coincidiendo con la festividad litúrgica de la Inmaculada Concepción, un Triduo en Honor de María Santísima de la Concepción los días 5, 6 y 7 de Diciembre, que culminará el mismo día de la Inmaculada Concepción con una solemne Función Religiosa, exponiéndose ese mismo día a la veneración de los fieles, en devoto Besamanos. En la citada Función, los hermanos de la Cofradía renovarán el juramento en la defensa del Dogma Concepcionista.
 
Regla 14ª.-
En la festividad de San Juan Evangelista, se celebrará una Eucaristía en honor al Apóstol en la que participarán activamente los más jóvenes de la Hermandad y Cofradía, bajo cuya especial protección se encuentra el grupo joven de la misma.
 
Regla 15ª.-
La Hermandad y Cofradía, fiel a su espíritu de participación y colaboración con todos los actos de la Parroquia, colaborará estrechamente en los Cultos en honor del Apóstol Santiago.
 
Regla 16ª.-
Anualmente con ocasión de la conmemoración de los Fieles Difuntos, se celebrará una solemne Eucaristía en sufragio por las almas de todos los hermanos y cofrades difuntos. En fecha cercana al fallecimiento de un hermano, miembro de la Hermandad y Cofradía, se celebrará asimismo una Misa por el eterno descanso de su alma, con asistencia corporativa de la Hermandad. Los hermanos procurarán comunicar dicho fallecimiento al Diputado Mayor de Cultos y Ceremonias, para que la Hermandad ofrezca el expresado sufragio.
 
Regla 17ª.-
La Junta de Gobierno organizará especialmente en el tiempo litúrgico de Adviento y Cuaresma, celebraciones penitenciales como preparación para la recepción de los Sacramentos de la Penitencia y Eucaristía.
 
Capítulo Segundo
De Formación, Evangelización y Atención Espiritual
 
Regla 18ª.-
La Hermandad y Cofradía, debe colaborar en la tarea de evangelizar y santificar a los hombres formándose cristianamente, de suerte que los hermanos puedan imbuir de espíritu evangélico las diversas comunidades y arnblentes, con obras de piedad y apostolado, fomentando lazos fraternales entre sus miembros y atendiendo en todo momento a la profundización del conocimiento de la Palabra de Dios con el estudio de las Sagradas Escrituras, así como frecuentar los Sacramentos, y cuanto por medio de la palabra y del testimonio de vida del hombre, contribuya a este mismo fin. Asimismo, dada esta preparación colaborará en la animación con sentido cristiano de la sociedad, sus instituciones y su estructura. El Cabildo de Oficiales alentará y organizará por tanto toda clase de actos que contribuyan a tal fin, como ejercicios espirituales, conferencias. retiros. convivencias. oruoos de catecumenado v otros.
Regla 19ª.-
Al tener los seglares una participación activa en la vida y acción de la Iglesia y ofreciendo la Parroquia un modelo clarísimo de apostolado comunitario, la Hermandad participará en la labor de la misma, con sentido fraternal y compromiso cristiano, a través de los fines y medios que esta Hermandad y Cofradía postula, prestando especial interés a las personas que habitan en nuestro barrio y a las necesidades pastorales de la Parroquia.
 
Regla 20ª.-
Los hermanos colaborarán decisivamente con el Consiliario en la atención espiritual de los miembros de la Hermandad, y especialmente de aquellos que en cualquier momento soliciten auxilio espiritual, o bien se encuentren necesitados de atención.
 
Capítulo Tercero
De Caridad y Promoción Social

 
Regla 21ª.-
La Hermandad y Cofradía, como medio para que todos los hermanos se ejerciten en el amor cristiano a sus semejantes, fomentará entre sus miembros vínculos de auténtica caridad y solidaridad cristiana, impulsándoles a la mutua y generosa asistencia en sus necesidades, potenciando las obras caritativas y asistenciales necesarias y haciendo llegar sus beneficios a los hermanos y cualesquiera personas necesitadas. La Cofradía promoverá visitas a Centros de Asistencia Social (Hospitales, Asilos, etc.) y domicilios particulares de acuerdo con las indicaciones del Párroco, colaborando de forma activa con entidades benéficas, en particular con Caritas Parroquial.
 
Regla 22ª.-
La Hermandad y Cofradía destinará anualmente una cantidad mínima del 10% de la cuota de los hermanos a fines caritativos y asistenciales. El Diputado de Caridad y Labor Social, elevará anualmente al Cabildo de Oficiales, una propuesta para la concreta y efectiva aplicación de esta cantidad. En cualquier momento, el Diputado de Caridad y Labor Social podrá solicitar del Tesorero la cantidad conveniente para resolver necesidades urgentes, dando posterior cuenta al Cabildo de Oficiales. Si la totalidad de la asignación mínima presupuestada no fuera aplicada a los citados fines, la misma pasará a constituir remanente o fondo para su concreta aplicación en ejercicios futuros.
Regla 23ª.-
Son igualmente fines de esta Hermandad y Cofradía, la promoción social y cultural de los hermanos. Se impulsarán y organizarán actos, veladas y actividades similares que fomenten el afecto y unidad de todos los hermanos, dentro de una auténtica moral cristiana que supongan una aportación a dicha promoción social de los hermanos y consecuentemente a la cultura en su más amplio sentido.
 
Título Tercero
De los Miembros de la Hermandad y Cofradía
 
Capítulo Primero
De las Cualidades y Condiciones para su Admisión e Ingreso

 
Regla 24ª.-
Podrán ser miembros de la Hermandad y Cofradía aquellas personas que reúnan las siguientes cualidades:
    1ª.- Que profesen la Religión Católica, Apostólica y Romana, formando parte de la Iglesia y que, habiendo recibido el Sacramento del Bautismo, observen las directrices que marque la Iglesia para el cumplimiento de los deberes cristianos, así como reunir las condiciones exigidas para ello por el Derecho Canónico, Común y Particular.
    2ª.- Que deseen su ingreso buscando en la Hermandad y Cofradía un camino de vida y perfeccionamiento cristiano, asumiendo, libre y responsablemente, el compromiso y obligación de acatar y cumplir fielmente las presente Reglas, aceptando, sin reservas, el espíritu y fines de la Hermandad.
    3ª.- Que mantengan, como exigencia de su fe, una distancia crítica respecto a cualquier ideología o mediación socio-política, cuyos programas se inspiren en doctrinas ajenas al cristianismo o contengan puntos concretos contrarios a la moral cristiana.
 
Regla 25ª.-
El que siendo mayor de edad, deseara solicitar su ingreso en la Hermandad y Cofradía se dirigirá al Secretario quién le pondrá en conocimiento de estas Reglas, debiendo manifestar el nuevo hermano, que se halla dispuesto a su cumplimiento. Conocidas las presentes Reglas y dispuesto a cumplirlas, se deberá cumplimentar y firmar el impreso de solicitud, haciendo constar sus datos personales, y la presentará al Secretario junto con la nota de bautismo y aval de dos hermanos con plenos derechos comprometiéndose especialmente, a cumplir los fines de la Hermandad y Cofradía, compromiso que vendrá expresado necesariamente en el propio impreso de solicitud.
El Secretario, en el inmediato posterior Cabildo de Oficiales, propondrá el alta de hermanos para su aprobación o denegación. Se deberá notificar por escrito al solicitante el acuerdo del Cabildo de Oficiales. En caso de no ser afirmativa la admisión que se solicita, se deberá expresar las causas que lo impidan y notificárselo al solicitante por escrito.
Si la referida solicitud de hermano fuese aprobada, el Secretario asentará el nombre del nuevo hermano en el Libro-Registro de Hermanos, asignándole el número que proceda. Desde ese momento, el nuevo hermano quedará admitido y disfrutará de sus derechos y obligaciones en los términos contemplados en las presentes Reglas.
 
Regla 26ª.-
El que siendo menor de edad, deseara solicitar su ingreso en la Hermandad y Cofradía, se ajustará al siguiente procedimiento:
a) Si fuera mayor de catorce años, se ajustará a lo dispuesto en la regla anterior.
b) Si fuera menor de catorce años, podrá ser admitido desde su Bautismo si lo solicitan, en su nombre, sus padres o tutores u otros hermanos cumpliendo los mismos requisitos anteriores.
Capítulo Segundo
De los Derechos y Obligaciones

 
Regla 27ª.-
Todo miembro de esta Hermandad y Cofradía tiene derecho a los beneficios espirituales que tal condición pueda tener concedidos, asistir a sus cultos ostentando su medalla y, en caso de participar en la Estación de Penitencia, a vestir el hábito penitencial, así como que a su fallecimiento se dirijan súplicas al Altísimo en sufragio por su alma.
    1.- Corresponde además a los hermanos de la Cofradía con plenos derechos de la Hermandad los siguientes derechos y obligaciones:
        a) Aceptar lo dispuesto en las presentes Reglas y decisiones válidas de los Cabildos Generales y del Cabildo de Oficiales.
        b) Participar de forma activa en todas cuantas actividades realice la Hermandad para la consecución de los fines estatutarios de la misma.
        c) A participar con su voto en los Cabildos Generales y a ser elegido Hermano Mayor o Miembro del Cabildo de Oficiales, siempre que fuese mayor de edad y después de un año como hermano de la Cofradía, no obstante, desde el momento de su inscripción, tendrán derecho a voz en los Cabildos Generales
        d) Contribuir con la cuota que fije la Asamblea General.
    2.- Corresponde a los miembros que no hayan alcanzado aún sus plenos derechos en la Hermandad los siguientes derechos y obligaciones:
        a) Cumplir lo establecido en los apartados a) y d) del número anterior.
        b) Participar, si lo desean, en las actividades formativas, cultuales u otras de la Hermandad, y en las Asambleas Generales pero sólo con voz.
 
Regla 28ª.-
Los hermanos que incumplieren repetidamente las obligaciones propias de su condición, según determinan las presentes Reglas, serán advertidos por escrito por el Cabildo de Oficiales, dando trámite de audiencia al hermano. Si permanecen en su actitud de disconformidad, el Cabildo de Oficiales procederá a la apertura de un expediente sancionador que se regulará en el Reglamento de Régimen Interno, remitiendo al Cabildo General un informe.
En el Cabildo General, el hermano podrá efectuar las alegaciones que crea conveniente en su descargo, pero no participará en la votación sobre su situación.
 
Regla 29ª.-
Podrán ser hermanos de honor y hermanos mayores honorarios, aquellas personas o instituciones que el Cabildo General acuerde, y cuya distinción deberá recaer en quienes por su especial devoción a nuestros titulares, se hayan hecho acreedores de la misma. Similar acuerdo se requerirá para la imposición de la insignia de oro de la hermandad. Antes de proceder a estas distinciones, se deberá consultar previamente a las autoridades diocesanas.
 
Capítulo Tercero
De las Bajas

 
Regla 30ª.-
Los miembros de la Hermandad y Cofradía causarán baja en la misma por fallecimiento, por libre decisión y por incumplimiento reiterado de sus obligaciones; después de haber sido amonestados inútilmente. Su disconformidad se elevará al acuerdo del Cabildo General por acuerdo del Cabildo de Oficiales, cuando realicen actos o tomen actitudes que vayan manifestándose en contra del espíritu de estas Reglas. Cuando un hermano cause baja por decisión propia adeudando cuotas a la Hermandad, no podrá reingresar a ésta hasta su abono, o hasta que transcurra el mismo tiempo que hubiese adeudado a la Hermandad, hasta un plazo máximo de dos años (plazo en que se realizará de oficio por la Hermandad el paso a la situación de “Baja por impago de cuotas”).
Cualquier baja que no sea por libre decisión del hermano deberá ser ratificada por el Cabildo General en los términos que establece el Estatuto Marco y Normativa Complementaria.
Los hermanos que por su situación económica, siendo ésta justificada, no puedan afrontar las obligaciones de las cuotas, podrán ser dispensados del pago de las mismas por el Cabildo de Oficiales, con la más absoluta reserva y sin ninguna restricción en los derechos que le correspondiesen estatutariamente.
 
Título Cuarto
De los Órganos de Gobierno de la Hermandad y Cofradía
 
Capítulo Primero
Del Cabildo General
 
Regla 31ª.-
El Cabildo General de la Hermandad y Cofradía constituye el supremo órgano de gobierno de aquella, aunque sujeto a las disposiciones de la Autoridad Eclesiástica competente y a estas Reglas, estando integrado por todos los hermanos miembros de la Hermandad y Cofradía de acuerdo con lo establecido en la Regla 27ª. Referido Cabildo podrá ser de carácter ordinario o extraordinario.
 
Regla 32ª.-
El Cabildo General de Hermanos, presidido por el Hermano Mayor, tiene especialmente las siguientes competencias:
a) Aprobar la memoria anual de las actividades de la Hermandad y Cofradía, así como el programa de actuación e iniciativas para el siguiente curso.
b) Aprobar el estado de cuentas del ejercicio económico anual y el presupuesto ordinario y extraordinario.
c) Elegir al Hermano Mayor y conocer los miembros del Cabildo de Oficiales designados por el mismo. Éste y los demás miembros del Cabildo de Oficiales deberán ser confirmados por el Obispo Diocesano; hasta ese momento, tanto el Hermano Mayor, como los demás miembros del Cabildo de Oficiales, no podrán iniciar sus funciones.
d) Acordar el cambio de sede canónica y domicilio de la Hermandad y Cofradía, de conformidad con la Regla 2ª.
e) Fijar el importe de las cuotas ordinarias y extraordinarias que han de satisfacer los hermanos miembros de la Hermandad y Cofradía.
f) Interpretar auténticamente las disposiciones de las Reglas de la Hermandad con la aprobación de la Autoridad Diocesana competente.
g) Aprobar el Reglamento de Régimen Interno del que la Hermandad y Cofradía quiera dotarse.
h) Realizar las modificaciones de las Reglas y acordar la extinción de la Hermandad y Cofradía, con la aprobación de la Autoridad Diocesana.
i) Decidir sobre cualquier otra cuestión importante referente al gobierno y dirección de la Hermandad y Cofradía, siempre que no vulnere lo dispuesto en las presentes Reglas.
j) Autorizar la compra, venta, permuta o cualquier otro tipo de enajenación de bienes a tenor del derecho canónico, común y particular.
k) Las demás competencias que puedan otorgarles las presentes Reglas.
 
Regla 33ª.-
Los acuerdos del Cabildo General obligan a todos los miembros de la Hermandad y Cofradía, incluso a los no asistentes o disconformes.
 
Regla 34ª.-
El Cabildo General, sea ordinario o extraordinario, se convocará haciendo saber a los hermanos su carácter, fecha, hora, lugar de celebración y orden del día. La convocatoria se hará con una antelación de quince días, al menos, a la fecha de su celebración, salvo el de Elecciones a Hermano Mayor que se ajustará a lo dispuesto en las presentes Reglas.
 
Regla 35ª.-
La convocatoria para la celebración de Cabildos Generales ordinarios y extraordinarios se realizará por disposición del Hermano Mayor, con al menos quince días de antelación, según lo establecido en la Regla precedente, mediante convocatoria que el Secretario dirigirá individualmente a todos los hermanos que tienen derecho a participar en el Cabildo General, a sus respectivos domicilios o a la dirección electrónica que el hermano hubiese comunicado a la Hermandad voluntariamente y seleccione como medio preferente de comunicación.
 
Regla 36ª.-
No podrá constituirse el Cabildo General en primera citación, si no concurriesen la mayoría absoluta de hermanos, como mínimo. En segunda citación, si fuese necesaria, se celebrará con los presentes. Ocupará la mesa, el Hermano Mayor, que ejercerá la presidencia efectiva, asistido por el Secretario y el Tesorero. En el supuesto de ausencia de alguno de ellos y de aquellos que hayan de sustituirles conforme a las presentes Reglas, ocuparán la mesa los miembros de la Junta de Oficiales, delegados previamente por el Hermano Mayor.
 
Regla 37ª.-
El Cabildo General se iniciará con el rezo de oraciones a Nuestros Titulares y, a continuación, se tratarán los sucesivos puntos incluidos en el Orden del Día. El apartado de ruegos y preguntas se limitará a lo que su denominación establece y en él no podrán adoptarse otros acuerdos que los referentes a cuestiones de trámite o protocolarias.
El Hermano Mayor concederá la palabra a quién la pida y la retirará a quién se manifieste de forma no adecuada, o emita opiniones opuestas a la recta norma de conducta de la Hermandad y Cofradía.
 
Regla 38ª.-
También podrá celebrase Cabildo General Extraordinario a petición del 15% de hermanos con plenos derechos, decidiendo la solicitud de convocatoria e indicando con precisión el asunto a tratar en el Orden del Día. Esta solicitud deberá presentarse con el Nombre, Apellidos, Rúbrica y el Número de D.N.I. de los hermanos con derecho a voto que la avalen. Asimismo, para la validez de la constitución del Cabildo Extraordinario a petición de los hermanos se requiere la asistencia personal de, al menos el 80% de los hermanos que suscribieron la solicitud de la convocatoria. Celebrado el Cabildo Extraordinario por el asunto en concreto, no se podrá volver a convocar Cabildo, al menos por esta vía, durante el mandato del Hermano Mayor que convocó el Cabildo.
 
Regla 39ª.-
La Hermandad y Cofradía celebrará una vez al año, en el mes de Enero, el Cabildo General Ordinario al que asistirán todos los hermanos presididos por el Hermano Mayor, acompañado por el Reverendo PadreConsiliario, si no es designada otra persona por el Ordinario del lugar. En dicho Cabildo General conocerán los hermanos la Memoria Informativa de las actividades desarrolladas durante el curso que termina, redactadas por el Secretario, teniendo en cuenta todos sus fines, así como las Cuentas del Año Natural que correspondan al ejercicio, según el presupuesto acordado en el anterior Cabildo General Ordinario, y que presentará el Tesorero, habiendo sido previamente aprobadas por el Cabildo de Oficiales. Estas cuentas, así como sus correspondientes comprobantes y documentos, podrán ser examinadas por cualquier hermano en la sede de la Cofradía. También se darán a conocer los Programas de actividades a seguir y Proyectos a realizar durante el ejercicio iniciado, así como el presupuesto ordinario para dicho ejercicio.
Se darán a conocer también las iniciativas presentadas por escrito al Cabildo de Oficiales, con al menos 30 días de antelación y, en caso de aceptación, se hubiesen incluido en el Orden del Día.
 
Regla 40ª.-
Los Cabildos Generales Extraordinarios serán convocados cuando lo considere conveniente para el bien de la Hermandad y Cofradía, el Hermano Mayor, el Cabildo de Oficiales, o en su defecto lo mencionado en la Regla 38ª.
 
Regla 41ª.-
Tendrán derecho al voto todos los hermanos a tenor de lo dispuesto en la Regla 27ª apartado 3º. Las votaciones se harán normalmente por sistema de voto público, salvo en caso de Elecciones, cuando afecte a personas, a requerimiento de alguno de los hermanos presentes con derecho a voto y en los casos especificados en estas reglas, las cuales se efectuarán mediante el sistema de voto en papeleta secreta. En ningún caso podrán votar por delegación, por escrito o por cualquier otro sistema los hermanos no presentes en el momento de la votación.
 
Regla 42ª.-
El Cabildo General adoptará sus acuerdos por mayoría absoluta en primera votación, en caso de no conseguirse, se efectuará una segunda votación donde se requerirá una mayoría simple. En caso de empate decidirá el voto de calidad del Hermano Mayor, salvo que desee abrir un nuevo período de debate para someter la cuestión a nueva votación. No obstante, se precisará la mayoría de los dos tercios de votos válidos para aprobar la modificación de Reglas y para la extinción de la Hermandad y Cofradía. Toda cuestión que se plantee al Cabildo de análoga trascendencia que, a juicio del Cabildo de Oficiales, del Cabildo General, o a propuesta previa de un hermano que deberá ser aprobada por mayoría absoluta, podrá ser sometida a esta mayoría especial. Las cuentas aprobadas serán presentadas al órgano diocesano con el visto bueno del consiliario.
 
Capítulo Segundo
Del Cabildo de Oficiales

 
Regla 43ª.-
El Cabildo o Junta de Oficiales es el órgano ejecutivo de la Hermandad y Cofradía y se regirá de acuerdo con las directrices emanadas del Cabildo General. Está presidido por el Hermano Mayor.
 
Regla 44ª.-
La Junta de Oficiales estará integrada por el Hermano Mayor, Teniente de Hermano Mayor 1º, Teniente de Hermano Mayor 2º, Secretario, Archivero, Tesorero, Contador o Vicetesorero, Contador 2º, Mayordomo, Mayordomo 2º, Diputado Mayor de Gobierno e Insignias, Diputado Segundo Mayor de Gobierno e Insignias, Diputado de Cultos y Ceremonias, Diputado de Caridad y Labor Social, Diputado de Evangelización y Formación Religiosa, Prioste, Prioste 2º.
Podrán ser miembros de la Junta de Oficiales aquellas personas que reúnan las siguientes cualidades:
    a) Ser miembro con plenos derechos de la Hermandad, del que conste que servirá a la misma con la adecuada capacidad y con sentido cristiano y eclesial.
    b) No ejercer cargo de dirección en partido político o asociaciones análogas. Así como no desempeñar autoridad política o ejecutiva, nacional, autonómica, provincial o local.
 
Regla 45ª.-
El Hermano Mayor designará libremente a los miembros de la Junta de Oficiales y, en su caso, a los que tuvieran que cubrir las vacantes, los cuales habrán de ser presentados a los hermanos en Cabildo General, no pudiendo ser reelegidos en los mismos puestos más de una vez consecutiva. No podrá pertenecer a la Junta de Oficiales ningún miembro de la Hermandad y Cofradía que pertenezca a una Junta de Oficiales de otra Hermandad y Cofradía de Penitencia.
 
Regla 46ª.-
Las competencias del Cabildo o Junta de Oficiales, son especialmente las siguientes:
    a) Administrar los bienes de la Hermandad, de acuerdo a lo establecido en el Derecho Canónico, común y particular.
    b) Ejecutar los acuerdos validos de los Cabildos Generales que no se encarguen a una comisión especial o persona.
    c) Preparar la memoria y el plan anual de actividades a través del Secretario.
    d) Preparar el Orden del Día de los Cabildos Generales.
    e) Admitir los nuevos hermanos que ingresen en la Hermandad y Cofradía.
    f) Otorgar poderes notariales y delegar las facultades necesarias para legitimar actuaciones respecto a terceros, y otorgar poderes a abogados procuradores de los tribunales para defender y representar a la Hermandad en asuntos judiciales.
    g) Hacerse cargo de los inventarios de bienes y documentos más relevantes de la Hermandad y Cofradía que, debidamente actualizados, le entregue el Cabildo de Oficiales precedente.
    h) Elegir de entre sus miembros, dos consejeros que ayuden al Tesorero en el cumplimiento de sus funciones.
 
Regla 47ª.-
El Cabildo de Oficiales celebrará al menos diez reuniones anuales pudiendo reunirse además, siempre que sea convocado por el Hermano Mayor, o lo solicite un tercio de los miembros del mismo. El Cabildo de Oficiales quedará constituido en primera convocatoria, con la presencia de la mayoría absoluta de los convocados, y en segunda convocatoria, se celebrará siempre que haya al menos un tercio de los integrantes del mismo.
 
Regla 48ª.-
Para tomar acuerdos en el Cabildo de Oficiales se requerirá en el primer escrutinio mayoría absoluta, siendo suficiente la mayoría relativa en el segundo.
 
Regla 49ª.-
El Hermano Mayor llevará el gobierno de la Hermandad y Cofradía, asistido por la Junta de Oficiales, y ostentará la representación legal de la misma, correspondiéndole las siguientes funciones:
    a) Presidir y dirigir los Cabildos Generales y las reuniones del Cabildo o Junta de Oficiales.
    b) Ordenar la convocatoria y señalar el Orden del Día de las reuniones de dichos órganos.
    c) Dirigir las votaciones y levantar las sesiones.
    d) Dirimir con su voto de calidad, en caso de empate.
    e) Comunicar al Ordinario del lugar, los miembros de la Junta de Oficiales, para su confirmación; así como el Estado Anual de Cuentas a tenor de lo dispuesto en las presentes Reglas, el cambio de domicilio social, la modificación de Reglas y la extinción de la Hermandad a los efectos pertinentes.
    f) Designar a los miembros de la Junta de Gobierno y en su caso a los que tuvieran que cubrir las vacantes.
    g) Velar por el cumplimiento de los Estatutos.
    h) Promover y fomentar los fines y actividades propias de la Hermandad a tenor de los Estatutos.
    i) En caso de extrema urgencia o necesidad, el Hermano Mayor podrá adoptar la decisión que crea conveniente, con referencia a las competencias propias del Cabildo de Oficiales, comunicándola a éste a la mayor brevedad posible.
 
Regla 50ª.-
El Teniente de Hermano Mayor Primero asistirá al Hermano Mayor, en el desempeño de sus funciones y le sustituirá cuando éste no pueda actuar.
El Teniente Hermano Mayor Primero, en caso de cese del Hermano Mayor por distinto motivo a la expiración de su mandato, se hará cargo de este motivo y deberá convocar elecciones a Hermano Mayor en un plazo máximo de noventa días.
 
Regla 51ª.-
El Teniente de Hermano Mayor Segundo, asistirá también al Hermano Mayor, desempeñando cuantas funciones le sean asignadas por el mismo. En caso que el Teniente de Hermano Mayor Primero asuma las funciones propias del Hermano Mayor, asistirá igualmente a éste durante su mandato en funciones.
 
Regla 52ª.-
El Secretario de la Hermandad y Cofradía, que lo será también del Cabildo de Oficiales, tiene las siguientes funciones:
a) Cursar, por orden del Hermano Mayor, las convocatorias de los Cabildos.
b) Procurar que los encargados de llevar a término los acuerdos tomados, los cumplimenten.
c) Levantar actas de las reuniones de los órganos de gobierno de la Hermandad y llevar el Libro de Actas, las cuales suscribirá con el visto bueno del Hermano Mayor.
d) Llevar el Libro-Registro de Altas y Bajas de los hermanos miembros.
e) Certificar documentos de la Hermandad, así como despachar la correspondencia y custodiar el sello de la Hermandad.
f) Cuidar del archivo y tener actualizado un inventario con los documentos más relevantes de la Hermandad y Cofradía, de los cuales existirá una copia autentificada en la Parroquia, sede canónica de la Hermandad y Cofradía.
g) Redactar la memoria que debe ser presentada anualmente al Cabildo General.
h) Coordinar la labor administrativa de la Hermandad y Cofradía.
 
Regla 53ª.-
El Archivero tendrá como principal función la de mantener el archivo de la Hermandad y Cofradía y colaborará con el Secretario en todas sus funciones, sustituyéndolo cuando éste no pueda actuar. Los bienes muebles, enseres y libros de la Hermandad y Cofradía deberán ser custodiados en el domicilio social de la misma. En el supuesto de que el domicilio coincida con la Parroquia o Iglesia no parroquial en el que tenga su sede canónica, la custodia y conservación se realizarán en dependencias parroquiales, una vez expuesta la necesidad y obtenida la licencia del Párroco.
En ningún caso se permite la guarda de libros, enseres y objetos de culto en el domicilio particular de miembros de la Hermandad y Cofradía, salvo por licencia concedida por escrito por el Consiliario. En este caso, debe constar por escrito, en documento que será custodiado en el Archivo de la Cofradía y en el Archivo Parroquial, la licencia con el elenco completo de los elementos y el tiempo por el que tal licencia se concede.
 
Regla 54ª.-
El Tesorero de la Hermandad y Cofradía tiene las siguientes funciones:
a) Administración de los ingresos y gastos que se produzcan.
b) Preparar el estado de cuentas del ejercicio económico y el presupuesto ordinario y extraordinario anual de la Hermandad y Cofradía.
c) Recabar de los hermanos, las cuotas fijadas según las Reglas, así como organizar su cobro, expidiendo los recibos necesarios.
d) Participar en la apertura de todas y cada una de las cuentas que fuesen necesarias a la Hermandad, siendo su firma, una de las que validen cualquier operación económica que realice la Hermandad y Cofradía.
e) Rendir cuentas a la Junta de Oficiales cada vez que lo estime conveniente el Hermano Mayor y se incluya en el orden del día, o lo solicite un tercio de los miembros del Cabildo de Oficiales.
f) Tendrá a disposición de todos los hermanos que lo deseen, todas las entradas y salidas de Caja durante el mes anterior y posterior al Cabildo General.
 
Regla 55ª.-
El Contador o Vicetesorero sustituirá al Tesorero cuando éste no pueda actuar y colaborará con él en todas sus funciones.
 
Regla 56ª.-
El Contador 2° sustituirá al Contador cuando éste n o pueda actuar y colaborará con el Tesorero en todas sus funciones.
 
Regla 57ª.-
El Mayordomo será el depositario de todos los enseres de la Hermandad y Cofradía, cuidando de su perfecto estado de conservación. Al tomar posesión de su cargo recibirá un inventario, al que irá agregando los de nueva adquisición y del que deducirá los que se justifique que inutiliza, poniéndose en conocimiento del Cabildo General.
 
Regla 58ª.-
El Mayordomo Segundo sustituirá al Mayordomo cuando éste no pueda actuar y colaborará con él en todas sus funciones.
 
Regla 59ª.-
El Diputado Mayor de Gobierno e Insignias tienen las siguientes funciones:
a) Organizar la Estación de Penitencia de Semana Santa y cuantas procesiones celebre la Hermandad y Cofradía, proponiendo al Cabildo de Oficiales el nombramiento del Presidente, Fiscales y Diputados de Tramo, así como el orden y distribución de insignias y atributos en dicho cortejo, el cual decidirá sobre la aprobación de dicha propuesta.
b) Dar las oportunas instrucciones para que se cumpla el horario establecido y se realice la Estación de Penitencia y cualquier procesión que se celebre, con el orden, silencio y devoción debidos.
c) Ostentar la plena autoridad y responsabilidad sobre el cortejo procesional, la cual le será concedida por el Hermano Mayor, previamente a la salida, realizando las gestiones necesarias para solucionar los problemas que puedan suscitarse durante su itinerario.
d) Expedir la papeleta de sitio, a cuantos hermanos participen en la Estación de Penitencia, así como distribuir los hábitos penitenciales que, inexcusablemente, deben vestir los hermanos integrantes del cuerpo de nazarenos penitentes.
 
Regla 60ª.-
El Diputado Segundo Mayor de Gobierno e Insignias colaborará con el Diputado Mayor de Gobierno e Insignias y le sustituirá cuando éste no pueda actuar.
 
Regla 61ª.-
El Diputado Mayor de Cultos y Ceremonias tiene las siguientes funciones:
a) Organizar los cultos que celebre la Hermandad y Cofradía, que promoverá en estrecho contacto con el Consiliario y Párroco.
b) La preparación de los actos litúrgicos, designando en colaboración con el Consiliario, los predicadores y sacerdotes que hayan de celebrarlos.
 
Regla 62ª.-
El Diputado de Evangelización y Formación Religiosa tiene las siguientes funciones:
a) Organizará cualquier actividad formativa o apostólica.
b) Colaborará con el Consiliario y Párroco para la consecución de una auténtica formación espiritual y una constante evangelización y atención espiritual de los hermanos.
c) Tendrá a su cargo la evangelización de los nuevos hermanos.
d) Especial dedicación al grupo joven de la Hermandad y Cofradía.
 
Regla 63ª.-
El Diputado de Caridad y Labor Social tiene encomendadas las siguientes funciones:
a) Promover y coordinar toda la labor asistencial y caritativa que la Hermandad y Cofradía pueda emprender.
b) Distribuir y utilizar los fondos destinados a obras asistenciales
conforme a lo establecido en estas Reglas y a las disposiciones que pudieran emanar del Cabildo de Oficiales.
 
Regla 64ª.-
El Prioste tiene las siguientes funciones:
a) Disponer todo lo necesario para la celebración de los Cultos en honor de Nuestros Sagrados Titulares, determinando todo lo relativo al montaje y exorno.
b) Dirigir el montaje y desmontaje de los pasos procesionales, vigilando que el traslado de las imágenes se realice con el máximo respeto y cuidado, así como, previamente a la salida de la procesión, acondicionar el Altar de Insignias de la Cofradía.
c) Cuidar la conservación, limpieza y exorno de las capillas, altar e Imágenes.
d) Elevar al Cabildo de Oficiales su intención para los montajes y exornos, el cual decidirá sobre la aprobación de dicha propuesta.
 
Regla 65ª.-
El Prioste Segundo colaborará con el Prioste en todas sus funciones, sustituyéndole cuando éste no pueda actuar.
 
Regla 66ª.-
El Hermano Mayor podrá designar, previo acuerdo del Cabildo de Oficiales, a determinados miembros de la Hermandad, para que realicen funciones que no tengan carácter ejecutivo ni de gobierno, los cuales en ningún caso formaran parte como tales cargos, de órganos ninguno de gobierno, contando con iguales derechos y obligaciones que el resto de los hermanos de la Cofradía.